Papyre 6.2: hace una sola cosa… y la hace bien

Volviendo con nuestros testeos Tecnozona style, esta vez le tocó el turno a uno de mis dispositivos favoritos: el ebook reader, o sea, el lector de libros electrónicos. El único que está en la Argentina, con soporte técnico, venta en cuotas y hasta alguien de la empresa a quien preguntarle algo, es Papyre, traido a la Argentina por la versión local de Grammata. Hay varios modelos y el que me tocó a mí es el que tiene pantalla sensible al tacto. Lo bueno, lo malo y lo feo de este lector español.

Lo que la gente de Grammata no te dice —y nunca lo hará, por cierto— es que el Papyre es la versión española del Hanlin, el lector de origen chino. Pero no te creas que es una desventaja. Ese tipo de productos te aseguran un sistema operativo libre, Linux, en este caso, y la mayor cantidad de formatos soportados.
En el caso particular del Papyre 6.2, teóricamente soporta cuatro formatos de texto (que son cinco, en rigor, ya que el doc de Word también está soportado, pero no lo dicen), más dos formatos de imagen (JPG y PNG) y el MP3, para escuchar música mientras leemos. Precisamente, como es un Linux, es multitarea y la música no se corta cuando pasamos la página o cargamos un libro. Usa el DRM de Adobe como sistema de protección.
Viene con un chip Samsung S3C2416 Arm9 de 400Mhz, tiene una pantalla de 6 pulgadas, 600 x 800px, táctil capacitiva con 16 niveles de grises, slot para microSD de hasta 16 gigas, conexión USB 2.0 estándar, WiFi y un giga y medio de espacio interno. Se identifica como un “disco extraíble” cuando lo conectamos a Windows, así que no necesita ningún soft adicional.
La interfase es todo lo básica y plana que te podés imaginar. Bah, imaginate la de Windows de hace 20 años o la del File Manager del DRDos (¿te acordás?) y te podrás hacer una idea. Pero la ventaja es la sencillez, no puede ser de otra manera, íconos grandes y representativos y aunque para los novatos puede llevar un tiempito darse cuenta de cómo funciona, a la larga se hace fácil.
Lo que no es muy confiable es la respuesta táctil de la pantalla, más bien es bastante aleatoria. A veces un roce ya provoca una acción, a veces hay que darle duro. En ocasiones, hasta pasa varias páginas juntas.

Hay que acostumbrarse a que es una pantalla de tinta electrónica, lo mejor y lo “peor” del dispositivo. Me explico: la pantalla e-ink no tiene luminosidad propia, por lo que mejor se ve cuanta más luz hay. Eso y que es mate, dándote la sensación de que estás leyendo en un papel ilustración, es la principal diferencia con las pantallas LCD de las tablets con las que, inevitablemente, estás comparando. Precisamente, el brillo de una de estas hace que cuando tenés mucha luz en el ambiente, no ves nada. Eso sí, podés leer de noche (en una LDC). Como, en cierta forma, es mecánica, la pantalla de tinta electrónica se toma unas décimas de segundo para cambiar de página. Pero te acostumbrás rápido.
Comparada con la un Kindle (y va a ser lo único en lo que voy a hacer una comparación), la pantalla es más lenta y menos contrastada. Según la gente de Grammata, es el precio que hay que pagar para agregarle sensibilidad al tacto: una película levemente grisácea. De hecho, un 5.1 o 6.1, que no tienen pantalla táctil, tienen mejor contraste.
Otras características destacables son que tenés anotaciones, marcadores y, como tiene Wifi y teclado virtual, permite cierta precaria navegación por Internet (principalmente para bajar libros) y redacción de correo electrónico. No lo usaría como cliente de email de cabecera, por cierto. Es liviano y oficialmente tiene 10 días de batería. Pero con un uso moderado, como el de leer una hora por día, usando la pantalla táctil, sin conectar durante mucho tiempo el WiFi, la batería me duró entre 4 y 5 días. Eso sí, se extraña un cargador externo: conectado a la PC, tardó entre 4 y 6 horas cargar la batería; con el cargador del celular (compatible, mirá vos), en dos horas estaba cargado.
En cuanto a los formatos, el que mejor maneja es el epub. También es posible leer los otros, siempre que se pueda conseguir que se reformateen los párrafos y las líneas. En el caso de algunos PDFs y algunos TXT, cuando eso no se puede, son imposibles de leer porque el tamaño de letra es muy chico o, si se aumenta, hay que empezar a scrollear a los costados, lo que es muy molesto.
Los muchachos del Club del eBook reprodujeron un fragmento de un artículo que escribió Martín Caparrós acerca de los ebook readers en el que este autor destaca que “en épocas en que la heladera se quiere transformar en tele, el teléfono en cámara de fotos, la laptop en el mundo” el lector de libros electrónicos tiene una única y humilde función: la de ser un libro. Adscribo totalmente a esa idea. El Papyre hace más de una cosa, pero lo único que hace realmente bien, es mostrar libros. En eso es excelente.
Además, yo dudo en sacar un iPad en el subte, sin embargo, pude leer en el Papyre sin ningún problema. Ese tipo de sensaciones no son poca cosa.
Finalmente, los nerds podrían querer un dispositivo con más prestaciones, o con algunas características muy especiales, y eso es lícito e indiscutible. Sin embargo, si yo quisiera comprarle un lector de libros electrónicos a mi papá, un lector insaciable y consuetudinario, pero con grandes dificultades con la tecnología, no dudaría en elegir un Papyre 6.2 que, encima, está en castellano.

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

12 comentarios en «Papyre 6.2: hace una sola cosa… y la hace bien»

  1. El Kindle no soporta epub, el formato de ebook más popular. Si vas a comparar, compará el Papyre con el Nook. Y acordate que Papyre es el único que está en Baires (o sea, que podés comprar en cuotas, llegado el caso)

  2. Hola: tengo problemas con la nitidez de la pantalla de mi papyre 6.2, lo compre hace cerca de un año y hace unos meses empezaron a aparecer una finas lineas que lentamente estan cubriendo todo y cada vez mas imposibilita la lectura, como puedo hacer para solucionar este problema o a quien me tengo que dirigir. Gracias.

  3. Como habrás podido apreciar, estás comentando en un artículo que tiene más de un año y nosotros no somos parte del servicio técnico de Papyre. Pero sí te puedo prometer enviar este mensaje a alguien para que se ponga en contacto con vos. Saludos y gracias por comentar.

  4. Hola, suelo descargarme libros en pdf y los convierto a epub con el programa de calibre. Cuando voy a leer el libro en mi papire, últimamente hay algunos libros que aparecen con letra diminuta, pero cuando le doy al + de la derecha inferior, no se me agranda la letra del texto, sino la de la barra superior. No me había pasado antes.
    Gracias

  5. Hola, Ana y Ana: Como habrán podido apreciar, este es un artículo que ya tiene casi cinco años. No tengo ninguna relación con Papyre/Grammata y menos con su soporte técnico. El sitio web argentino (http://grammata.com.ar/) está cerrado y el español (http://grammata.es) es el único con información actualizada. Saludos y gracias por escribir. A partir de hoy doy por cerrado este hilo.

Los comentarios están cerrados.