10 razones para el éxito del open source

Black_Duck_Logo_500El Software de código abierto, alguna vez dominio sólo de los aficionados a la tecnología, se está apoderando del mundo del software. Según Gartner, el Open Source será incluido en la cartera de software de misión crítica de prácticamente todas las 2000 empresas globales para el año 2016. De hecho, de acuerdo con el proveedor de administración de código abierto Black Duck Software, hay ahora un millón de proyectos de software de código abierto diferentes. Aquí hay 10 razones de la creciente popularidad del software de código abierto.

Así comienza el artículo que María Korolov escribió en InfoWorld, bajo el título “10 razones por las que el open source se está devorando el mundo”. Como subtítulo, lleva la frase “De la calidad a la seguridad, he aquí por qué el software de código abierto está creciendo en popularidad”, lo que ya es bastante significativo. Si bien ya tiene un tiempo (fue escrito en junio de 2014), está basado, entre otras fuentes, en predicciones de Gartner para el 2016. Y por eso vamos a ir desgranando cada una de las razones que Korolov da para fundamentar su afirmación, con nuestros propios comentarios, por supuesto.

 

Calidad

De acuerdo con la última encuesta “El futuro del Open Source”, que Black Duck hace todos los años, la calidad figuró en el primer lugar entre los que la respondieron. Un gran avance ya que la encuesta de 2011 mostraba a la calidad en el quinto lugar.

A medida que los proyectos de código abierto ganan adeptos, más personas contribuyen a la mejora de la estabilidad, buscando y corrigiendo errores y mejorando la interfase.

Un factor relacionado, facilidad de implementación, se elevó desde el sexto lugar en 2013 al tercer lugar hoy, otro signo de la rápida maduración de proyectos de código abierto. De hecho, muchas herramientas de código abierto son ahora tan fáciles de instalar como sus equivalentes propietarios; más simples, si se toma en cuenta el hecho de que en muchos casos no hay proceso de compra o contratación.

Precisamente, me parece a mí, recién cuando los desarrolladores de open source enfocaron en la usabilidad, empezaron a popularizarse las aplicaciones.

 

Prestaciones

Otro aspecto relacionado con la calidad, y que constituye el segundo de los factores, es el conjunto de las prestaciones (“features”) que presenta hoy el open source.

Según un informe de 2013 de la Linux Foundation, el 80% de las compañías tienen planeado incrementar el uso de Linux en los próximos cinco años, mientras que sólo el 20% planea hacerlo con Windows. De la misma manera, el número de compañías que usan Linux para sus sistemas de misión crítica creció, del 60% en 2010 al 73% en 2012. Y aunque para ese informe los costos son un factor preponderante, en rigor están en segundo lugar, detrás del conjunto de prestaciones. “Este es un cambio dramático desde los primeros años de la tecnología de código abierto, cuando los productos comerciales eran en general más completos y robustos” manifiesta Korolov.

 

Seguridad

Lo que alguna vez fue la debilidad del open source, hoy ya no lo es. En 2014, el 72% de los que respondieron la encuesta de Black Duck, aseguraron que eligieron específicamente open source por su seguridad. Korolov cita a Daniel Polly, Enterprise Information Security Officer del First Financial Bank, a quien afirma gustarle la transparencia del open source porque “cuando el software interactúa con los datos, me gusta el hecho de que con el código abierto se puede ver lo que está pasando en ese flujo de datos”.

Sin embargo, y como bien lo recuerda Bruce Byfield en Datamation, hay que tomar este tipo de afirmaciones con pinzas, ya que episodios como el descubrimiento del bug Heartbleed en OpenSSL (posiblemente después de más de dos años de existencia) prueban que aquel aforismo de Eric Raymond “dada una suficiente cantidad de ojos, todos los errores son superficiales”, no siempre es garantía de que tener el código a disposición sea suficiente.

De todos modos, productos como Snort hacen que los vendors comerciales se sientan presionados a alcanzar mejores resultados.

 

Rápida renovación/innovación

Si bien Korolov usa la palabra “innovation”, ella misma explica, después, que los desarrolladores de open source no empiezan de cero, sino que mejoran o renuevan (ahí ella usa “innovan”) sobre una base común ya existente. La diferencia que ella marca es que los vendors tradicionales de software crean y desarrollan sus productos de cero e “in-house”.

La cuestión de fondo es que este tipo de programación y despliegue (uso despliegue en el amplio sentido de la palabra, no sólo como implementación) hace que el proceso de desarrollo sea más rápido y que los productos sean más fáciles de customizar para propósitos específicos. Y cita a Mark Hinkle de Citrix, quien dice que “veo proveedores de servicios ofreciendo nubes basadas en Apache OpenStack con servicios comparables a los de Amazon C2, pero que se diferencian en la variedad, profesionalidad y personalización de los niveles de servicios”. Un ejemplo de esa oferta la mencionamos en un artículo de marzo.

Lo cual, volviendo a Raymond, teóricamente confirmaría por lo menos alguna parte de “La Catedral y el Bazar”, aquella que, popularmente, podríamos parafrasear como “para qué inventar la rueda si ya está inventada”.

 

Escalabilidad

La gran diferencia entre software propietario tradicional y los proyectos Open Source, según la autora del artículo de InfoWorld, en lo que a escalabilidad se refiere, es que el software tradicional está enfocado en un segmento de mercado particular, como Enterprise o SMB. En cambio, el open source está “construido” en base a los requerimientos del cliente.

Korolov menciona el ejemplo de Groupon, cuya plataforma se basó en open source, no sólo por “los menores costos sino también por la escalabilidad”. Entre nosotros, MercadoLibre eligió pasar toda su plataforma a open source (OpenStack y Ubuntu, entre otros, como se cuenta en la web de OpenStack) por flexibilidad y escalabilidad.

 

Personalización

Es quizá la más obvia de las características del open source: si tenés acceso al código, podés modificarlo, extenderlo, particularizarlo como más te convenga. Justamente, como lo señala Korolov, la personalización fue la cuarta razón más importante, entre los encuestados por Black Duck, para elegir al código abierto sobre el software propietario.

 

Colaboración

Siguiendo con los resultados de la encuesta de Black Duck, el 50% de las corporaciones contribuye al open source y el 56% planea incrementar sus aportes este año.

La explicación que da Korolov es que en el pasado, cuando varias compañías necesitaban la misma funcionalidad, la desarrollaban desde cero, usaban un producto de terceros o formaban un consorcio para crear y mantener el producto.

Open Source facilita el proceso porque permite que empresas competidoras entre sí puedan colaborar entre ellas, lo que hace ganar tiempo y dinero al estar trabajando varias en un mismo proyecto.

 

Estándares

Es interesante cómo describe Korolov el tema de los estándares: “Es agradable pensar que los estándares son determinados por líderes de opinión inteligentes, que buscan el mejor camino posible a seguir por una industria. En la práctica, sin embargo, lo que frecuentemente sucede, es la emergencia de los estándares de facto que están basados en productos populares como, por ejemplo, el formato .doc de Microsoft Word. Un proyecto open source exitoso puede proveer la misma función sin el riesgo asociado de un bloqueo por parte de un vendor”.

Y termina citando al responsable del negocio de open source de Citrix, Mark Hinkle, que manifiesta que “Apache Web Server es un buen ejemplo de adopción masiva y de una plataforma accesible que impulso la adopción de muchos estándares web en los primeros días de Internet”.

 

Innovación

Aquí sí es aplicable la palabra, porque lo que dice Korolov es “Cutting-edge”. Y se refiere al hecho de que antes el open source iba por detrás del software propietario y hoy no sólo marca tendencia sino que el propio software propietario en muchos casos, sigue al código abierto. La nube, la movilidad, Big Data, Internet de la cosas y la propia Web, están impulsados por proyectos open source de alto perfil. Hasta en lo más high tech, como la realidad virtual, los principales competidores en plataformas virtuales son Open Source.

 

Costo

“Last but not least”, aparece el tema del costo, que sigue siendo una problemática. El 68% de los encuestados en el estudio de Black Duck dijeron que el open source ayudó a mejorar la eficiencia y reducir costos.

Por supuesto, open source no es sinónimo de gratis. Los vendors pueden cobrar por el software, por versiones particulares, por soporte y mantenimiento o por desarrollo a medida. Además, las compañías clientes pueden necesitar invertir en recursos internos para adaptar o integrar el software de código abierto. Pero el costo ya no es más el factor principal.

La frase final quedó a cargo de Lou Shipley, presidente y CEO de Black Duck: “Open Source probó su calidad y seguridad y alcanzó el punto de una amplia democratización y proliferación”.

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.