La vida sin el open source

No, no es una consigna política (“La vida por… [Perón][el Che]…”) ni, como dicen en el artículo que cayó originalmente en mis manos, el argumento de una película clase B. Se trata de imaginar cómo sería nuestra vida sin el software open source. Cuando uno se pone a pensar qué tan profundo está este tipo de software metido en las estructuras de las computación, las redes y de Internet, no puede dejar de especular cuántas cosas no hubieran sido posibles o qué cantidad de programas y dispositivos no existirían hoy. He aquí la fantasía.

La primera mención la vi en esta nota de Matt Hartley en Linux Fanatics, la sección de Lockergnome dedicada al software libre y open source.
Según Matt, no sólo la Bolsa o varias funciones de las fuerzas armadas norteamericanas se verían afectadas, sino que todo lo relacionado con BSD (iPad, iPhone y otras cosas de Apple), WordPress y otras entidades dejarían de existir.
Como Matt glosaba otro artículo, fui a buscarlo y lo encontré acá, en esta página de Toolbox.com. Escrita por el Sysadmin del sitio, que responde al apodo de Locutus (¿un trekkie, quizás?).
Locutus comienza avisando que es el software la diferencia entre una caja metálica fría y pesada y una computadora con sus electrones moviéndose en la memoria que se convierte en todo un mundo.
¿Y a propósito de qué hace esta aclaración?
De que ya hay decenas de miles de programas open source corriendo por ahí, de los cuales Firefox, OpenOffice, VLC, Audacity, Gimp, Linux y BSD sean, probablemente, los más populares. Pero hay bancos, casas de bolsa, gobiernos que dependen del open source. Hasta el Large Hadron Collider (la famosa mal llamada “máquina de Dios”) está probablemente controlado por software de código abierto.
Precisamente, si desapareciese el open source, “el LHC no sería más que una dona enterrada”, cundiría la anarquía, los mercados de acciones colapsarían, los gobiernos y las fuerzas armadas se desorganizarían, y ni siquiera tendríamos noticias acerca del estado del resto del mundo porque dejarían de funcionar los teléfonos y los canales de TV.
Internet dejaría de funcionar no sólo porque no habría TCP/IP sino además porque los módems y routers funcionan con soft de código abierto en su interior; no habría Mac, iphone or ipad, no habría Google; no podríamos imprimir porque las impresoras corren firmware open source.
Antes de que las compañías propietarias cerraran sus mentes y sus filas todo el software era open source. Lo que significa que no hubiera habido microsoft [sic] ni otras compañías de software propietario exclusivamente” especula el autor. En síntesis, ni siquiera habría computadoras como las conocemos hoy.
Es el software open source lo que da vida a la computación” afirma Locutus, “es el open source lo que conduce la innovación que después las compañías propietarias usan para sus propios propósitos”.
Termina asegurando que es el open source el responsable directo e indirecto de que la computación evolucione y mejore cada año y preguntándose “¿dónde estaríamos sin el open source?
Qué pregunta ¿no?

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

2 comentarios en «La vida sin el open source»

  1. Ricardo, te doy otro punto de vista. Todo el software es de código abierto. El de Microsoft también. Para nosotros internamente el código es abierto, sino no podríamos desarrollar, y trabajan sobre el mismo código (es decir, colaboran y comparte conocimiento) en la mayoría de los proyectos más personas que en los públicamente denominados de código abierto (caso OpenOffice donde trabajan alrededor de 30 desarrolladores contra los más de 7000 que trabajan en Office).
    La diferencia es que luego para comercializarlo el software de muchísimas empresas (la mayoría) se cierra. Se protege de esta manera la propiedad intelectual. Pero no quiere decir no compartir el conocimiento (que es básicamente programación) ejemplo de esto es la gran cantidad de código documentado, cursos y herramientas de desarrollo en varios lenguajes que damos gratis a quienes las quieran (todo esto en http://www.microsoft.com\msdn). O los proyectos de código abierto que están en el sitio http://www.codeplex.com
    Abrazo
    Jorge Cella
    Director de Calidad y Seguridad Informática
    Microsoft Argentina y Uruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.