CESSI Conferencia Panorama 2015: “A esta industria hay que repensarla continuamente”

CESSIEn un paquete hotel frente a Plaza San Martín, la CESSI presentó una nueva edición de sus ya tradicionales Conferencias Panorama. Así como la del 2014 estuvo dedicada a la construcción de una computadora argentina, a una visión parcial de la situación económica argentina y a la forma de generar conocimiento; la del 2013, a la asociatividad y a las compañías de Internet creadas por emprendedores, la del 2015 intentó (y lo logró parcialmente) saber qué proponen los candidatos a las próximas elecciones para la industria del software.

El anfitrión, este año, fue Gabriel Martínez Riva, nuevo director general de la CESSI.

La bienvenida estuvo a cargo de José Maria “Pepe” Louzao, presidente de CESSI. Rescató la diferencia de esta conferencia con las anteriores porque irían a estar presentes referentes de tecnología de los precandidatos, aunque al final vino uno solo y no era de tecnología. Más adelante comentamos la charla.

Aníbal Carmona de Unitech, vicepresidente de CESSI, comenzó las presentaciones con los números del OPSSI (Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos), comenzó señalando que de las 4288 empresas registradas, el 75% son PyMEs de menos de 10 empleados.

Si bien las ventas totales disminuyeron, aumentó más del 5% el empleo: “el paso del capitalismo al talentismo” describió Carmona.

En pesos sí hubo un aumento superior a la inflación, pero con reducción de los márgenes de ganancias. La expectativa del sector es crecer un 30% a nivel local y el 17% en el exterior.

Hoy el desarrollo de software es del 50%, con un 18 de desarrollo (patentes) local.

Si bien servicios financieros y telecomunicaciones son drivers de crecimiento, manufactura y comercio crecieron mucho. También los clientes locales aumentaron al 48%, con relación a las multinacionales. La asignatura pendiente es la compra por parte del Estado.

Si bien el 50% de las ventas va a USA, crecieron mucho las ventas a Latinoamérica.

El informe completo lo encontrás en esta página de la CESSI.

El siguiente fue Adrian Anacleto de Epidata, responsable de la comisión de emprendedores.

Adrián declaró que los socios de la Cámara representan el 80% del empleo nacional. La comisión se dedica a facilitar, impulsar, ayudar, el desarrollo de emprendedores. Empezaron a trabajar hace un año y dentro de poco van a hacer un evento de presentación en sociedad. Ya hicieron un programa de mentorias y hay más proyectos en carpeta.

Carlos Pirovano, Subsecretario de Inversiones del GCBA, al final, fue el único que apareció para contar qué propuestas impulsa el PRO en tecnología, en un mano a mano con Pepe Louzao. Pirovano aclaró que le gusta más hablar de empresas de base tecnológica que de software y que “es un bosque que hay que cuidar, por su dinamismo, porque es trabajo con capacitación e incentivos para capacitarse”. También aseguró que hay que federalizar el crecimiento.

Louzao reclamó una modificación de la ley de pasantías y un foco especifico en la formación de recursos humanos. Pirovano habló del empleo, del financiamiento, del mercado externo y de la formación empresarial como los pilares del crecimiento corporativo que va desde el emprendedor hasta la compañía. “No hay que pretender tener éxito en todo de entrada y es tan importante el abogado o el gerente de marketing como el programador. A esta industria hay que repensarla continuamente y sin temor al fracaso”.

Pepe demandó también disminuir la burocracia de los programas de fomento, tipo FONTAR o Mi Galpón.

Pirovano opinó que todos estos programas tienen una falla de origen: están pensados desde la CyT, y no desde la producción. Hay que revisarlos a todos. El otro problema es la discrecionalidad y eso le cabe a cualquier gobierno. Propone el modelo israelí: un fideicomiso que financie parte (no el 100%) de los proyectos desde una perspectiva del mercado. Sacarlo de la esfera del gobierno y con administración profesional. “Las empresas de software no se financian con crédito sino con fondos de riesgo y hay que crear esos fondos de riesgo”.

Louzao se quejó de la competencia desleal de las universidades y Pirovano retrucó con la necesidad de que la industria nacional genere marca y seguridad al gobierno de que el producto sea “a prueba de balas”. “Somos vagos y no queremos problemas. Contratar a una universidad es políticamente correcto, pero necesitamos seguridad absoluta de que el producto va a funcionar bien y sin problemas. Entendiendo la realidad, hay que armar una estrategia ganadora. Es un cambio cultural, no estructural”.

Ahí el debate se puso más interesante, en cuanto el público presente comenzó a participar. Por el lado de Pirovano, estaban los que plantean que las iniciativas deben venir desde la industria y, por el otro, los que sostienen que debe haber una actividad política de arriba hacia abajo.

Louzao retomó el debate proponiendo que la ley de compra de tecnología debería ser absolutamente distinta que las leyes de compras de otros insumos, ya que si se siguen los mismos parámetros, se termina obteniéndose un producto ineficaz y obsoleto. Y que en las misiones comerciales no se mezclen las Industrias.

Pirovano cerró proponiendo que se impulse la marca país, que se sepa que los productos argentinos son buenos y confiables.

Luego fue el turno de Santiago Bikinis, “emprendedor serial” según su propia definición, quién dio una conferencia (que no te voy a reproducir aquí), llamada Pasaje al Futuro.

El que iba a continuación fue Eduardo Lazzati, experto en Inteligencia Artificial, pero ya era muy tarde y me tuve que ir.

Me perdí la parte del cóctel… qué le vamos a hacer.

Pepe Louzao (der.) hace sonar los reclamos de la industria mientras Carlos Pirovano (izq.) escucha atentamente
Pepe Louzao (der.) hace sonar los reclamos de la industria mientras Carlos Pirovano (izq.) escucha atentamente

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.