Después de dos años de virtualidad, Dell Technologies llevó a cabo su evento anual en el que conviven todo el portafolio tecnológico de la compañía y gran cantidad de partners que comparten el negocio. Como no podía ser de otra manera, el tema principal fue Transformación Digital.

Abrió el evento Patricio Iraolagoitia, Gerente General de Dell Technologies Argentina, Uruguay y Paraguay. Presentó los resultados del último estudio de investigación realizado por la compañía denominado “Breakthrough”.

Le siguió Raymundo Peixoto, Vicepresidente Senior para América Latina, que dejó algunas frases como para recordar. “El borde es el nuevo horizonte” afirmó, para concluir su alocución con un tajante “El futuro es híbrido”.

Luego de un par de paneles (Panel de CIOs y Cyber Panel), un keynote por parte del principal partner y el cierre por parte de Iraolagoitía, comenzaron los tracks.

Imaginen un gran espacio en penumbras, con los stands de los partners en el medio y cuatro escenarios en las esquinas. Se accede a cada uno de tracks por medio de un canal de audio. Supongo que es la tendencia actual en eventos…

Mientras tanto, los periodistas nos reunimos en un aparte con Iraolagoitía para conversar acerca del estudio “Breakthrough”, que llevaba por subtítulo “Avances innovadores en la intersección entre las personas y las tecnologías” y que fue comisionado por Dell Technologies a Vanson Bourne.

“Creemos que la transformación digital era venir y poner data centers y nos olvidamos de la gente” comenzó Patricio. “Estamos viendo que el aspecto cultural de las compañías tuvo mucho que ver en el tema de la transformación digital. El precio de la transformación acelerada es que los límites entre trabajo y vida personal se desdibujan.” prosiguió el ejecutivo.

Según el comunicado oficial, estos son algunas de las conclusiones para la Argentina del estudio, que se puede encontrar —en inglés— aquí.

  • El 37 % cree que su personal está luchando contra el agotamiento y/o una mala salud mental que está afectando los resultados. 
  • Después de años de trabajo a distancia, el 52 % aún no experimenta un mejor equilibrio entre trabajo y vida privada.
  • El 46 % de los encuestados dicen que no siempre tienen la motivación o la energía para tomar medidas con respecto a la transformación digital en el lugar de trabajo.

 Las 3 barreras relacionadas con las personas hacia la Transformación Digital son la falta de habilidades digitales y aptitud para la innovación, visión y una estrategia enfocada en las personas y una cultura de innovación.

 Falta de habilidades digitales y aptitud para la innovación

  • 73% señala que hace falta en sus equipos: Personas atraídas por el aprendizaje/curiosidad, personas que miren hacia el futuro, personas que aprenden de los errores.

Falta de visión y de una estrategia enfocada en las personas.

Se necesita de un liderazgo visionario y una estrategia digital clara que priorice a las personas.

  • 65% piensa que su organización subestima los requerimientos de las personas cuando planean programas de transformación.
  • 67% no mide regularmente el efecto de sus iniciativas de Transformación Digital en los empleados y por lo tanto no hacen los ajustes adecuados.
  • 37% está preocupado por quedarse fuera del mundo digital debido a la falta de personal con la autoridad/visión adecuada para capitalizar la oportunidad.
  • 68% está preocupado porque no cuenta con las habilidades necesarias para progresar una Transformación Digital. La brecha de habilidades STEM es bien conocida, pero una falta de habilidades de innovación también está deteniendo a las personas/organizaciones.

Falta de una cultura de innovación:

  • El 57% de los encuestados dice que la cultura organizacional está limitando la capacidad de los empleados para innovar.
  • El 39% está luchando con políticas internas, la falta de comunicación clara y/o toma de decisiones y gobernanza débiles. En este entorno, la gente se resiste silenciosamente al cambio.
  • Por ejemplo, frente a un cambio digital con el que la gente no está de acuerdo, 39% de los encuestados haría cualquiera de las siguientes:
    • Esperar y ver lo que sucederá: cooperar cuando sea absolutamente necesario, con un aporte mínimo.
    • Encontrar excusas para no participar/retrasar el cambio.
    • Postergar o desvirtuar el cambio.

 Por otro lado, a pesar de trabajar de forma remota estos últimos dos años, el 52% de todos los encuestados aún no experimentan un mejor equilibrio entre vida y trabajo. Sin embargo, visualizan beneficios: el 82% de todos los encuestados prevén el cambio al trabajo distribuido (híbrido) creando un entorno de trabajo más incluyente. Para que esto suceda, las personas están buscando a los líderes para que los orienten y empoderen.

 La fuerza laboral quisiera que los líderes implementaran lo siguiente:

  • 53% quisiera ver a sus líderes mejor equipados para administrar efectivamente los equipos remotos.
  • 47% quisiera ser empoderado para elegir su modelo de trabajo y recibir las herramientas/infraestructura necesaria.
  • 35% quisiera recibir mayor claridad en relación al compromiso con un trabajo flexible y las practicidades para que funcione

“Son aterradores los números de la falta de empatía y eso atenta contra el desbloqueo de la innovación. El trabajo hoy es un resultado, no un lugar y un horario” reforzó Iraolagoitía. Y terminó asegurando que “no le pedimos al colaborador que se adapte a la tecnología sino que, usando inteligencia artificial, la tecnología se adapte al colaborador”.

El estudio Incluyó a 10500 encuestados de 14 industrias en más de 40 países.

Patricio Iraolagoitía explica los resultados del estudio Breakthrough a los periodistas

Por Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.