Epson K101: Casi una láser, pero no

Tal como les contamos en su momento, la gente de Epson nos invitó al lanzamiento de la impresora de oficina que ellos proponen como reemplazo de las impresoras láser. Lo que no les dijimos, en su momento, fue que nos dejaron una impresora para que podamos usarla y opinar sobre ella. Aparte de la encuesta que nos hicieron pasado el mes, quise hacer también un resumen, a modo de review, de mi experiencia con el equipo, a dos meses de estar usándolo como impresora principal.

Antes que nada, aclaremos que mi impresora principal durante mucho tiempo fue una HP Laserjet 2600n que abandoné porque el costo de los cartuchos de toner es prohibitivo, es una de las pocas para las que los cartuchos reciclados o rellenados no son buenos y, lo que es peor, basta que se acabe uno de los cuatro para que se bloquee toda la impresora, algo que HP parece hacer regularmente.
Por eso le di la bienvenida a la Epson K101 que, aunque sólo monocromática, venía a salvarme las papas del fuego ya que, aunque no soy de imprimir mucho, lo que suelo imprimir (más que nada material de mi mujer) es de varias páginas por vez.
La conecté a la red (una gran ventaja a la hora de compartirla), tal como tenía la HP pero no me quedó más remedio que usar el CD que venía con el equipo porque ni siquiera un driver genérico era capaz de hacerla funcionar con Windows 7. Eso sí, después de la instalación, el driver no sólo la hace funcionar sino que provee varios accesorios muy interesantes entre los que se destacan los de testeo del estado de los cartuchos, limpieza de cabezales, cantidad de tinta remanente, etc.
En síntesis, es rápida, tiene una buena calidad de impresión y la doble faz (que está configurada por defecto) funciona muy bien. Es graciosa de ver: imprime una cara y antes de soltar la hoja, se la chupa de nuevo para adentro e imprime la otra. Pero eso, en el fondo es una ventaja, porque no tenés el problema que tienen otras que te imprimen todas las caras pares (por ejemplo) y después las impares: casi siempre se te pegan dos hojas y después terminás con las caras mal coordinadas.
Eso sí, sólo con papel de muy buena calidad podés hacer una impresión prácticamente indistinguible de una láser. Sino, con el papel estándar que usamos, se nota que es chorro de tinta.
Sólo dos cosas le faltarían a esta máquina para ser la impresora perfecta: una bandeja de alimentación manual, para hojas sueltas, y conectividad WiFi, algo que, parece, se está imponiendo en el resto de las impresoras de última generación. Quise probar con iPrint, pensando que a través de la red podría reconocerla e imprimir desde la iPad, pero no, sólo conexión WiFi directa.
Pero por lo demás, en este momento, se ha convertido en mi impresora predeterminada.

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

4 comentario en “Epson K101: Casi una láser, pero no

  1. Hola, tengo una consulta. Como se hace para que los margenes queden bien para encuadernacion cuando se imprime en doble faz? es decir, que en una pagina el margen “grande” se encuentre a la izquierda y en la pagina del otro lado de la hoja esté a la derecha??? Espero que puedan ayudarme. Muchas gracias!

  2. Josefina: eso no suele configurarse desde la impresora sino desde el programa del que estás imprimiendo. Por ejemplo, desde un procesador de textos (Word de Office o Writer de Open/LibreOffice), en diseño de página (o configuración) suele haber un comando llamado “márgenes simétricos” que hace lo que vos querés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.