Hace más de un año que no revisitábamos el market share de los distintos navegadores de Internet, para saber cómo iban evolucionando los contendientes. Hasta las últimas mediciones, tanto Firefox como Chrome iban en franca subida, mientras Internet Explorer, tomando en conjunto todas las versiones, iba en lento pero sostenido descenso. Lo bueno es que cuantas más opciones tiene el usuario, mejores posibilidades hay. Lo malo es que todavía están lejos de unificar todos los estándares y el desarrollador tiene que tener en cuenta las diferencias.

Otra cosa buena es que ahora en Wikipedia tenés una síntesis de todas las mediciones que han hecho empresas como Net Applications, W3Counter y Stat Counter entre otras.
Por supuesto que las metodologías difieren y lo mismo los resultados, por eso Wikipedia tiene la precaución de hacer una lista de los factores que pueden provocar sobreestimaciones (refresco automático de páginas, feeds RSS que solicitan a intervalos regulares, cargas anticipadas, etc.) así como subestimaciones (identificación falsa de un browser, caching de páginas, plugins que modifican el user agent string, etc.)
Pero lo interesante, al fin del día, es el promedio que arroja el cálculo de todos los porcentajes relevados.
Mientras Internet Explorer continúa manteniendo la punta, sus seguidores, especialmente Firefox, se le van acercando peligrosamente. En el artículo de marras que mencionábamos en el copete de esta nota, a noviembre del 2008, la tabla de posiciones venía así:
Internet Explorer 71,27 %
Firefox obtuvo 19,97 %
Safari 6,57 %
Opera 0,75 %
Chrome (que recién estaba arrancando) 0,74 %.

Y ahora… el promedio de uso de los browsers a junio de 2010:

Internet Explorer 51.15%
Mozilla Firefox 31.03%
Google Chrome 8.30%
Safari 4.90%
Opera 2.01%

Creo que no es necesaria ninguna explicación ¿no? Aunque yo arriesgaría una de propia cosecha: la caída de Internet Explorer se debe a que sigue llegando tarde a todos lados, incluso a los estándares; Firefox parece ir encontrando su nicho, ya que si uno mira la tendencia (como aparece, por ejemplo, en NetMarketShare) ve que el crecimiento es lento, sostenido pero de baja pendiente, casi amesetado.
Es indudable que Chrome ha vivido un crecimiento impactante, muy semejante al de Firefox cuando apareció en su versión 3.0 y a expensas tanto de Safari como de Opera, que no han tenido buenas performances. En cuanto a Safari, es muy raro que se use fuera de Mac y si a eso le sumamos el creciente aumento en el uso del iPad, es probable que en poco tiempo pegue un buen salto.
Rapidez, apego a los estándares y poco uso de los recursos son los ingredientes básicos de un browser ideal ¿cuál se irá acercando cada vez más?

Por Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.