CX: industria nacional con conocimiento

header_cx_logoAunque el título parezca un slogan (si les sirve, se los regalo), lo cierto es que la gente de Air Computers tiene en Buenos Aires (más específicamente en Barracas y en Lugano) plantas de ensamblaje de productos high tech, entre los que se cuentan notebooks, celulares, tablets, sintonizadores digitales y satelitales y componentes tales como memorias y motherboards. Y nos invitaron a recorrer las instalaciones, que es lo que paso a contarte.

Los anfitriones fueron los rosarinos Axel Márquez Miranda, CX Manager y Ornella Perretta, responsable de marketing, adoptivo él, nativa ella; ambos hoy viviendo allá (cada uno por su lado, se entiende, of course… ¿no?) porque, por si no sabías, CX es la marca de Air Computers, histórica empresa rosarina de distribución de tecnología, fundada por don Carlos Airoldi. La otra marca de la que vamos a hablar es Memox, pero te la menciono después.

La cuestión es que, en realidad, el que estuvo a cargo de las explicaciones pertinentes fue Marcelo Aloy, gerente de la sucursal Buenos Aires, bien acompañado por Jorge Torres, Responsable de Fábrica. La idea de nuestros amigos de Air/CX era que conociéramos las dos plantas de ensamblaje que tienen en la Ciudad. La una en Barracas, la computarizada, y la otra en Lugano, la “artesanal”. En Barracas se fabrican las memorias Memox (que, dicho sea de paso, se estableció apenas muy poco tiempo después de Novadata, con lo que hace varios años que están) con una primera línea de montaje instalada en 2008 y una segunda, en 2012, capaces de completar 1700 mothers o 35.000 memorias por día.

En la segunda, la de Lugano, en un formato más artesanal, pero bastante imponente para ser una planta erigida en plena ciudad, vimos la sucesión de pasos que lleva armar, testear y embalar para la venta una notebook. Hasta nos dimos el gustito de poner un par de tornillos y enchufar cables algunos de nosotros. Ahí se han llegado a fabricar 180.000 sintonizadores digitales para TDA y no sé cuántas (fueron varios cientos de miles) netbooks para el plan Conectar Igualdad. En ese lugar también se producen, además de las notebooks, las AIO (All In One), las tablets y, más recientemente, los celulares y un chichecito que es muy probable que dé qué hablar en los próximos tiempos, la micro PC. Todos estos productos los vas poder ver en el sitio web de CX.

Pero además de lo atrayente que, de por sí, es ver cómo se ensamblan y producen productos de alta tecnología, lo más interesante fue la charla previa (por parte de Marcelo) y posterior (durante el almuerzo con Axel y Ornella) en la que quedó bien claro que han dado un paso más allá del mero ensamblado.

Seamos honestos con nosotros mismos. Más de una vez hemos dicho, en estas y en otras publicaciones, que no se debe confundir ensamblado con fabricación, ya que en el primer caso, no se produce transferencia de conocimiento, más allá del mínimo necesario para poner las piezas todas juntas y que el producto funcione. Pero también seamos realistas y reconozcamos que para cada uno de los componentes de una PC (y, para el caso, de cualquier aparato medianamente complejo, desde un LED TV hasta una cámara digital), existen sólo una pocas fábricas en el mundo con los conocimientos, la tecnología y, sobre todo, la escala, para construir desde cero esos componentes.

Por lo tanto, en mayor o menor medida, todas las fábricas, incluyendo más de una china, son ensambladoras. Lo que me parece notable y para destacar de CX es que algo de conocimiento se ha incorporado.

Según contaron Aloy y Torres, si bien lo habitual es que se importe el producto despiezado (llamado barebone) y se arme acá, en más de un caso, se trae el sample, se lo testea y se diseñan y luego solicitan modificaciones específicas, acordes a las necesidades, ya sean tecnológicas o comerciales, de cada producto.

Eso implica un poco más de conocimiento que la simple operación de una máquina. Y eso hay que reconocerlo, que no es poco.

Axel Márquez observa atentamente a Marcelo Aloy, que explica qué vamos a ver a continuación. Mientras tanto, Jorge Torres, de brazos cruzados espera su turno.
Axel Márquez observa atentamente a Marcelo Aloy, que explica qué vamos a ver a continuación. Mientras tanto, Jorge Torres, de brazos cruzados espera su turno.

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.