Cisco: ¿dónde está la segunda ola?

cisco-logo-open-graphEn una, por lo menos, controvertida opinión, la gente de Cisco (junto con la de IDC) propone que estamos entrando en la segunda ola de la cloud, pero sus propios números nos dicen que todavía no estamos ni en la cresta de la primera. Algo no anda del todo bien en Cisco.

Hasta hace relativamente poco tiempo, con la gente de Cisco teníamos una especie de contrato: ellos nos mostraban alguno de los estudios que están haciendo regularmente con la gente de IDC y nosotros les creíamos que no estábamos recibiendo ningún mensaje de marketing. Lo cual no sólo estaba bueno, porque nos daban un montón de información de contexto del mercado, sino también porque nos evitaban (hoy diría, piadosamente) todo el discurso de “somos los únicos que…” o somos lo líderes en el mercado de…” y, a lo sumo, la reunión finalizaba con la mención de alguno de los productos más novedosos, relacionados con el tema del estudio en cuestión.

La adquisición de Sourcefire marcó una especie de quiebre (por lo menos desde mi punto de vista) y las últimas veces que nos han convocado, me han dejado la sensación de que este “contrato” ya no es más válido o ha sido modificado unilateralmente, si se me permite la metáfora. No sólo ahora aparecen más preocupados que antes por la seguridad (obvio, ahora tienen un portafolio que ofrecer), sino que ahora los resultados (por lo menos como los presentan en Cisco) tienen, de alguna manera, un aspecto que los hace dudosos.

Ya lo señalamos la vez pasada, cuando, después de algunas averiguaciones, escribimos que algunos de los resultados (o por lo menos las interpretaciones de ellos) son, por lo menos, cuestionables.

Pero esta última vez, durante la reunión con telepresencia que se hizo el 29 de agosto pasado, alguna explicación de los ejecutivos de Cisco, a la luz de los resultados que ellos mismos mostraron, suena, por lo menos, forzada. Por eso, entre otras cosas, tardamos tanto en escribir esta reseña: estuvimos pensando…

El estudio de IDC en el que se basó la exposición se llamó Encuesta Cloudview 2014 y tenía como objetivo evaluar, mediante una encuesta a más de 3400 ejecutivos de ”organizaciones que adoptaron la nube” (el textual es de ellos, las cursivas son mías), el grado de aceptación de los servicios que ofrece la nube (primera duda: si la encuesta se hizo entre los que adoptaron la nube ¿cómo hicieron para encontrar casi un 30% que no la adoptó? En fin…).

Rodolfo Molina, Sr Director Cloud And Managed Services Latam fue el encargado, desde México, de hacer la exposición de los datos más salientes, mientras que Fabián Domínguez, gerente de Desarrollo de Negocios de Datacenter, fue nuestro anfitrión de este lado.

Lo primero que sostuvo Molina (y que es, por supuesto, lo que no terminamos de entender según los datos), es que estamos entrando en la segunda ola de adopción de la nube… ¿cuándo terminó la primera, si es que terminó, pregunto yo…?

 

Un copypasteo del estudio para sintetizar algunas conclusiones: “Este estudio demostró que a medida que las empresas adoptan estrategias de la nube para conseguir y desarrollar servicios de TI, estas esperan y obtienen importantes beneficios en los indicadores clave del rendimiento (KPI) a nivel empresarial, incluidos el crecimiento de los ingresos, la asignación estratégica del presupuesto de TI, los costos de TI, los tiempos de aprovisionamiento más rápidos y una mayor capacidad para cumplir con los SLA”.

Hasta ahí vamos bien. El tema es cuando empezamos a desglosar algunos números:

Solo el 25% de las organizaciones tienen estrategias de nube repetibles, administradas u optimizadas. Mientras tanto, el 32% no tiene ninguna estrategia de nube. ¿Dónde comenzaría una hipotética segunda ola, si a la primera la mayor parte de las empresas todavía no se subió?

Llegar al nivel más alto de optimización de la nube en el negocio puede acarrear un 10% de crecimiento de los ingresos, un 77% de reducción de costos de IT y un 72% en el cumplimiento de los SLA… si se llega.

En síntesis:

  • La adopción de la nube está creciendo pero pocas empresas han implementado estrategias avanzadas.
  • La adopción de la nube impulsa beneficios.
  • Las nubes privadas e híbridas seguirán siendo protagonistas.
  • La nube híbrida requiere portabilidad de cargas de trabajo, seguridad y control basado en políticas.
  • La nube pública de escala web está dando paso a proveedores corporativos que aseguren el servicio.

Todo esto suponiendo que la nube haga todo lo que prometen que hará.

Finalmente, mostraron Business Cloud Advisor, un producto desarrollado en conjunto con IDC. Ayuda a transitar “de un lado al otro de la nube”.

El producto te hace 14 preguntas cuyas respuestas te orientan en qué nivel de adopción de la nube estás, a modo de benchmark, comparado con números mundiales, más los indicadores estratégicos que, junto con otros indicadores de performance, te sirven para tomar una decisión, si querés subirte a la nube. Luego viene un workshop que produce una serie de informes sobre el estado actual y estimado y, si te decidiste, ahí entra la parte más comercial de Cisco. Según Molina, esta consultoría es gratuita porque el negocio viene después, con la venta de los productos y servicios de Cisco.

Para terminar, todavía no me queda claro cuál es el límite entre la primera y la segunda ola, si es tecnológico, si es por servicio ofrecido o por resultados financieros, pero se supone que en algún momento deberíamos verlo un poco más claramente… si es que existirá una segunda (o tercera o cuarta) ola.

Si querés estudiar los números un poco más en detalle, podés bajarte el estudio desde nuestra Biblioteca Digital.

Del lado mexicano (en el centro de la pantalla) Rodolfo Molina. Del lado de acá, Fabián Domínguez (extremo derecho), ambos asegurando que una segunda ola de adopción de la nube existe y es cierta.
Del lado mexicano (en el centro de la pantalla) Rodolfo Molina. Del lado de acá, Fabián Domínguez (extremo derecho), ambos asegurando que una segunda ola de adopción de la nube existe y es cierta.

Ricardog

Periodista científico especializado en tecnología. Médico en retiro efectivo.

Ver todas las entradas de Ricardog →

2 comentarios en «Cisco: ¿dónde está la segunda ola?»

  1. Muy buen post, Ricardo. Cuando leo este tipo de anuncios sobre la finalización de una fase y el comienzo de otra por parte de empresas proveedoras, tengo siempre la sospecha de que se trata de generar en los interesados la sensación de que «se están perdiendo algo fundamental». Algo así como: «Cuidado, vengan con nosotros o se quedarán atrás y perderán la empresa».
    Abrazo.

  2. Sí, Alejandro. Es una pena que Cisco haya tomado un camino tan marketinero. Por momento parecía que le hablaban a sus clientes más que a periodistas. Gracias por comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.